Ruta de Miradores

Se trata en este itinerario de ofrecer al visitante una visión global de la Villa de La Orotava, mostrarle su excepcional geografía, el impresionante escenario natural en que se asienta, de manera que pueda observar los distintos microclimas que ésta ofrece, teniendo en cuenta que su extensión, 218 kilómetros cuadrados, conforman el municipio más extenso de la Isla de Tenerife y uno de los más grandes en las Islas Canarias. Un recorrido que va desde la costa, posee la Villa tres magníficas playas de arena negra, hasta la cumbre, rematada por el impresionante Pico del Teide con sus 3.718 metros de altura y cuyo Parque Nacional pertenece  en un 78 por cien aproximadamente a la Villa.

Es ésta una ruta que discurre entre miradores, ofreciéndonos distintas y variadas imágenes y que nos acerca al paisaje, al sector primario económico, a la idiosincracia de un pueblo y sus gentes, vistos desde un prisma naturalista y que además permite la observación de la calidad de nuestro cielo nocturno a simple vista: las estrellas, las constelaciones, la Vía Láctea…

Recorrido: Mirador de Humboldt – Mirador de Pino Alto – Mirador de Mataznos – Mirador Vista a La Palma – Mirador de La Ruleta – Mirador Plaza de Benijos - Mirador Cuesta de La Perdoma – Mirador de El Bollullo.

(RECORRIDO RECOMENDADO EN VEHÍCULO)

1.- Mirador de Humboldt.

En la carretera general La Orotava – Santa Cruz y antes de llegar a la zona conocida como la Cuesta de la Villa nos encontramos con este mirador, situado a 320 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.), cuya visión impresionó sobremanera la imaginación y sensibilidad exquisita del gran naturalista alemán Alejandro von Humboldt, el cual se arrodilló al contemplar por primera vez la vista que desde aquí se nos ofrece. Nos permite una cómoda contemplación de todo el Valle de La Orotava, la zona agrícola de El Rincón, los acantilados de la costa, la diversidad de cultivos en las medianías, el verde de los montes y la majestuosa imagen del Teide.

2.- Mirador de Pino Alto.

         Ascendiendo por la carretera general TF-21 en dirección al Parque Nacional del Teide y a la altura del punto kilométrico 5 nos encontramos a la izquierda con la desviación al populoso barrio de La Florida. Tomamos este desvío y  continuamos la carretera hasta llegar a este pequeño mirador, situado a 575 m.s.n.m., que sin embargo nos ofrece una visión panorámica impresionante y que rara vez está muy concurrido. Desde la plaza de la iglesia tenemos también una vista excepcional.

3.- Mirador de Mataznos.

Seguimos ascendiendo la carretera TF-21 y en el kilómetro 19 nos encontramos con este mirador, situado a 1.248 metros sobre el nivel del mar. Disfrutamos de una vista central del Valle de La Orotava, en condiciones meteorológicas óptimas, aunque en ocasiones, se puede observar ya desde aquí el fenómeno conocido como “Mar de Nubes”, que se produce entre los 800 y 1.300 metros como consecuencia de la proximidad al mar de la cordillera dorsal y los vientos normales en el municipio, vientos alisios del nordeste, que marcan la benignidad climática de la Villa a lo largo del año.

4.- Mirador Vista a La Palma.

Se encuentra en el kilómetro 20 de dicha carretera, situado aproximadamente a 1.350 metros sobre el nivel del mar. Recibe su nombre debido a que en el horizonte, al noroeste, se divisa la vecina isla, adivinándose en su centro La Caldera de Taburiente, gigantesco cráter de 28 kilómetros de perímetro. Resulta especialmente satisfactoria la observación de la masa forestal que se encuentra ante nosotros.

5.- Mirador La Rosa de Piedra.

En el kilómetro 22.5 de la TF-21 nos encontramos con este mirador, donde podremos admirar esta curiosa estructura que es el resultado de una combinación de procesos que se iniciaron al enfriarse la colada de lava. Cuando la lava se está solidificando su masa se contrae y se agrieta, por lo que las rocas tienden a fracturarse y en esta ocasión adoptó la figura de una rosa, también conocida como la margarita de piedra, por asemejarse sus pétalos a esta flor.

6.- Mirador de La Ruleta.   

Siguiendo la carretera después del cruce del Portillo y en dirección al Parador Nacional, justo enfrente de él, llegamos a este mirador, quizás de los más visitados de la isla y situado a 2.135 m.s.n.m. Tenemos ante nosotros el Llano de Ucanca, magnífica panorámica de esta cañada, la mayor del Parque Nacional. A la derecha podemos observar los Roques de García, verticales y gigantescas formaciones rocosas de entre las que destaca el Roque Cinchado, de 27 metros de altura. En el frente la inmensa mole conocida como La Catedral.

7.- Mirador Plaza de Benijos.

Volvemos por donde hemos venido enlazando de nuevo con la TF-21 y tomando el desvío hacia el barrio de Benijos, en cuya plaza que cuenta con un espacio recreativo para los niños y situada a 910 m.s.n.m., tenemos una panorámica bastante interesante sobre el Valle y las parcelas sembradas de las afamadas papas de los altos de la Orotava. Continuamos descendiendo y tomamos la carretera general La Orotava – Los Realejos por La Perdoma (TF-324) en dirección a:

8.- Mirador Cuesta de La Perdoma.

Situado en la zona vinícola de más arraigo de la Villa y a 425 m.s.n.m., nos permite disfrutar de una panorámica eminentemente agrícola, con árboles frutales, vides, verduras, que le dan a la zona un encanto especial.

Atravesando el centro urbano del municipio y en dirección a la zona de El Rincón (TF-176) nos dirigiremos a la costa.

9.- Mirador de El Bollullo.

En la costa de la Villa de La Orotava nos encontramos con este mirador que nos permite divisar la playa de El Bollullo a la izquierda, junto con vistas hacia el municipio de El Puerto de la Cruz, y hacia la derecha la playa de Los Patos y la playa del Ancón, ambas de arena negra volcánica y mar con el que conviene tomar precauciones por las corrientes existentes en la zona.

Finaliza aquí este itinerario que ha tratado de mostrar los límites del municipio, rodeándolo y ofreciéndonos diversas panorámicas.