Bodegas

Existe en La Villa de La Orotava una gran tradición bodeguera desde el siglo XV y en el siglo XVII, el valle que lleva su nombre, estuvo marcado casi en su totalidad por la producción vitivinícola, sin olvidar que la Villa no rinde sólo culto a sus vinos, sino también al agua, ese recurso natural básico de gran importancia para su economía. Dos clases de vinos, considerados como los de mejor calidad, se cosechaban fundamentalmente en el Valle de La Orotava: el malvasía y el canary sack.
Las visitas a bodegas son casi una obligación para los amantes del vino y de las tradiciones, en las que se conjugan las tecnologías más avanzadas con la tradición de lo artesanal, lo que permite la obtención de vinos de excelente calidad. 
Desde hace siglos, el Valle de La Orotava conserva el sistema de conducción de cordón múltiple tradicional, formando parte del patrimonio paisajístico de la zona comarcal, que aparece a las faldas del Teide y le otorga a los vinos de la Denominación de Origen Valle de La Orotava una singularidad especial.
¡Vinos del Valle de La Orotava, aromas volcánicos en su paladar!

Páginas