Institucional

1. PALACIO MUNICIPAL

Edificio neoclásico diseñado en 1869 tras la demolición del convento de las monjas clarisas de San José que ocupaba el mismo terreno y que se encontraba muy deteriorado. Aunque se planeó que las obras de construcción del ayuntamiento no duraran más de dos años y medio, el proceso se alargó durante 25 años, en los que la obra se vio paralizada por falta de recursos económicos y fue concluida en 1895. Quedó afectado por la ley de Mendizábal y se tuvo que derribar. Su autoría esta hoy compartida entre los arquitectos Maffiotte y Manuel de Oraá, quien lo planteó como un volumen apaisado de clara estirpe neoclásica, queriendo prestar la mayor atención al cuerpo central en el que se instala una pequeña logia y se remata con u n frontón triangular.

 En 2001 se inició la remodelación integral del edificio, finalizando las obras a comienzos de 2005. La transformación principal afectó a la sustitución de la articulación de los patios traseros, de clara tendencia tradicional, por dos espacios abiertos de líneas clásicas que se abren a la antigua “carretera del piche”, actualmente Linares Rivas, reconvertida ahora en un paseo peatonal con bancos, fuentes y jardineras.

De este edificio destaca su tímpano, con relieves que simbolizan el escudo heráldico de la villa rodeado por las representaciones de la Agricultura, la Justicia, la Historia y la Enseñanza.

La fachada queda singularizada por el paño central, desde el pórtico abierto hasta el frontón triangular que lo corona, con decoración de Mariano Estanga en el tímpano. El resto del frontispicio queda articulado por vanos adintelados, enmarcados por molduras pétreas, dispuestos siguiendo un ritmo regular y decorados con elementos tomados en préstamo del repertorio neoclásico. Resulta de gran interés, la disposición interior del edificio, cuya estructuración es B / A / B, es decir, un par de galerías que parten del cuerpo central y que discurren a lo largo de sendos patios, cuya reforma los ha transformado de mudéjares en clasicistas.

 

OBRAS DE ARTE

Las obras de arte expuestas en el Ayuntamiento de La Orotava proceden de tres conjuntos de bienes que conforman la colección de titularidad municipal: el Fondo Reinhold Erwin Schoenwerk conocido como la “Herencia del alemán”; el Fondo del antiguo Casino Orotava y la Colección Municipal o del Ayuntamiento.

La conocida como Herencia del alemán constituye la principal y más numerosa presencia artística del Ayuntamiento villero. Configurada por un amplio repertorio formal y estilístico, fue donada en testamento Reinhold Erwin Schoenwerk al municipio de La Orotava a su muerte, sucedida en 1976. En marzo de 2005 gran parte de este patrimonio, integrado por cuadros, esculturas y muebles, fue trasladada a las por entonces recién reformadas Casas Consistoriales. 

La siguiente gran colección de bienes la representa el Fondo del antiguo Casino Orotava, una sociedad constituida en 1853, y ubicada en el número 3 de la C/ Tomás Pérez – actual sede de la Biblioteca Municipal -, desde 1924 hasta comienzos de los años setenta, cuando la institución cesó sus actividades, si bien es cierto que no sería disuelta hasta 1994. En 1981 se gestó la donación de parte del inmueble principal, así como del mobiliario al Ayuntamiento de La Orotava, como parte de la liquidación de los bienes patrimoniales del Casino, acción que quedaría totalmente definida tras la disolución de la entidad, en 1994. Desde ese mismo año, el Ayuntamiento pasó a disponer de la totalidad del inmueble y de los bienes muebles allí presentes, y que configuran el conjunto de elementos parcialmente conservado y entre los que destacan varias pinturas de paisajes de autores canarios, sillas, lámparas y la colección de espejos que singularizan el Salón de Plenos.

La Colección del Ayuntamiento comprende, entre otros, ocho cuadros cedidos en depósito por el Museo del Prado en 1911; dos pinturas procedentes del desaparecido convento de San Nicolás de La Orotava (La Piedad y Nazareno con Simón Cirineo), los tapices que decoran la primera planta y confeccionados exclusivamente con motivo de la reapertura del inmueble, entre otro mobiliario de naturaleza diversa.

Las colecciones se exhiben en los espacios transitables del edificio: vestíbulos, pasillos y escaleras, que, dada la gran cantidad de elementos artísticos, erigiéndolos en auténticas estancias museísticas. Las obras se encuentran dispuestas siguiendo el itinerario sugerido, que guarda correspondencia con la propia distribución espacial de la edificación, basada en un cuerpo central del que parten simétricas galerías a derecha e izquierda, interrumpidas por cuatro pasillos transversales.

Los paños de la planta baja, así como las escaleras laterales, están ornamentadas por veintidós tapices adquiridos en el año 2005 a la Fábrica Peña de Madrid, en los que se representan escenas costumbristas, mitológicas y paisajes, inspiradas en cartonistas españoles y nórdicos fundamentalmente.

La escalera principal está decorada con seis pinturas de temática religiosa de los siglos XVII y XVIII: La Piedad (Francisco Rodríguez), Jesús Nazareno, Santa Úrsula, Nazareno con Simón Cirineo, Mª Magdalena penitente (Antonio Bianchi) y Santa Lucía.

Por su parte las piezas de producción pictórica, la obra escultórica y mobiliario, se sitúan en la segunda planta, estando protagonizadas por objetos artísticos de procedencia mayoritariamente del norte de Europa, producidos entre los siglos XVI y XIX, cuya ubicación no responde a criterios estilísticos, destacando, por su calidad artística, dos tablas la Virgen con el Niño (tabla flamenca del siglo XVI) y la Adoración de los Reyes Magos (escuela hispanoflamenca, siglo XVI).

Mención aparte merecen los cuadros cedidos por el Museo del Prado que ocupan el vestíbulo del Salón de Plenos y el resto de las obras se distribuyen a lo largo de los pasillos. 

 

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

La conocida como plaza del Ayuntamiento formó parte, hasta bien entrado el siglo XIX, del convento de monjas claras de San José; un edificio que pasó a ser propiedad municipal tras el decreto desamortizador de 1836. Sin embargo, no sería derribado hasta 1868. Parte de su solar se aprovechó como la explanada perfecta para la celebración de eventos festivos, por lo que años más tarde, en 1895, se encargó al arquitecto Antonio Pintor Ocete un primer proyecto de ordenación de la plaza. No obstante, las dificultades económicas por las que atravesaban las arcas municipales impidieron la remodelación del recinto hasta 1911, cuando comenzó a ser reformado siguiendo un proyecto de Mariano Estanga debido, en gran medida, a la aportación económica del alcalde Tomás Pérez. Finalmente, el espacio tal y como se conoce actualmente, fue inaugurado en abril de 1912, manifestándose como una plaza delimitada por una balaustrada que se interrumpe de tramo en tramo por la colocación de un banco de hormigón, que presenta como ornato el escudo de La Villa, destacando el alto componente ecléctico del diseño.

Escenario habitual de múltiples eventos de diferente naturaleza, desde 1919 y durante las fiestas patronales sus más de 900 m2 se convierten en el lienzo sobre el que se realiza la monumental alfombra de tierras de Las Cañadas del Teide, máxima manifestación artística por antonomasia de la Villa de La Orotava.

 

2. RESULTADOS ELECTORALES

 3. ​ALCALDES DE LA OROTAVA

 

 4. ESCUDO HERÁLDICO

El Escudo Heráldico Institucional municipal de la Villa de La Orotava fue concedido por S.M. El Rey Alfonso XIII el 15 de febrero de 1905.

De forma extractada: El escudo es fondo de oro, sobre el mismo hay un drago cuya copa es de color verde, "famoso árbol frondoso que existió en estos lugares cuando fue conquistado por Alonso Fernández de Lugo"; rodea a la parte interior una bordura o faja de color gules o rojo, y sobre esta faja se hallan cuatro manzanas de oro "referidas a los cuatro municipios que en aquellos años 1904-1905 constituían el Valle de La Orotava". Los dragones que rodean el escudo son verdes "mención especial merecen estos dragones en el escudo institucional, que lo hace singular, al menos dentro del contexto de las Islas Canarias. Se trata de figuras mitológicas, estos dragones, pintados de perfil, tienen la cabeza de águila, el cuerpo y la cola de cocodrilo, y las alas de murciélago, la boca abierta con la lengua fuera y ésta en forma de dardo; representados con el cuerpo completo y su simbolismo dentro de la heráldica son el cuidado y la vigilancia más exquisitos". Resumiendo, cuatro manzanas custodiadas en este Jardín de Las Hespérides, del que nos habla la mitología, por dos dragones.

En el escudo institucional de la Villa de La Orotava, la corona de los Reyes Católicos, monarcas que incorporaron a sus extensos dominios estos pedazos de tierra. Los soportes de la corona y la parte que figura metálica de la misma son de oro. La parte interior de la corona es de color gules o rojo al igual que la bordura o faja.

En la sesión plenaria del Excmo. Ayuntamiento de la Villa de La Orotava, celebrada el 30 de marzo de 1905, se establecía "Visto el escudo de armas que concedió a esta Villa, S.M. El Rey Alfonso XIII, con fecha de 15 de febrero último, sello 610 y registrado al folio 23.

Pocos municipios tienen tan arraigado su escudo como el de La Orotava. Al margen de sus usos institucionales, se ha convertido en un símbolo absoluto de esta Villa, siendo representado en todos sus acontecimientos más relevantes.

Con más de un siglo de historia. Durante este tiempo ha sido respetado por todos los acontecimientos políticos que sacudieron el siglo XX. Como institución municipal, a este Excmo. Ayuntamiento de la Villa de La Orotava en este siglo XXI, le toca velar por su permanencia como parte indiscutible de nuestra historia.

                     

5. CONCESIÓN DEL TÍTULO DE VILLA DE LA OROTAVA

Concedido en 1648 por el Rey Felipe IV y ratificado en 1650

 6. CONCESIÓN DEL ESCUDO DE ARMAS

El escudo de La Orotava data del 15 de febrero de 1905 y fue concedido por el Rey Alfonso XIII juntos con el título de la “Muy Noble y Leal”.

Está basado en la leyenda del Jardín de las Hespérides. Los dragones alados se encargan de vigilar las cuatro manzanas doradas que representan a los cuatro pueblos del Valle de La Orotava (hoy 3). En el centro un drago.

7. BANDERA OFICIAL   

La Bandera Oficial de la Villa de La Orotava en procedimiento iniciado por este Excmo. Ayuntamiento, una vez cumplido con todo el procedimiento legal, de exposición pública y aprobación de la Comisión Heráldica de la Comunidad Autónoma de Canarias; la Bandera Oficial de la Villa de La Orotava fue aprobada por Orden de 2 de agosto de 2013 de la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias (BOC de 9 de agosto de 2013).

Paño blanco rectangular de tafetán, raso o fibra sintética, cuya longitud es de 2:3 (una vez y media más largo que ancho). En medio del paño debe situarse el escudo de armas como carga cuya descripción es la siguiente:

De oro, un drago en su color. Bordura de gules con cuatro manzanas de oro, una en el eje, otra en la punta y una a cada lado. Dos dragones de sinople linguados en gules como soportes. Al timbre, corona real abierta.

 

7. IMAGEN CORPORATIVA    

El Teide, la iglesia de La Concepción y las alfombras de flores, elementos representativos del patrimonio natural, artístico, efímero de la Villa, son los tres elementos que conforman el logotipo oficial de La Orotava.

Se compone en la parte superior, y en azul, del contorno de El Teide; en el medio, de una silueta en color tejo de la iglesia de La Concepción; y en la parte inferior, en verde, de un trazo de la primera alfombra realizada por la familia Monteverde.

El logotipo se incluye en los documentos municipales, además de cartelería, programas, folletos, etcétera.